Mariano Abreu Presidente de Imágen Pública Consulting.

Ellos les temen a que salgan otros Amin Abel, otros Amaury German, El Moreno, Manolo Tavares, etc.

Por Mariano Abreu._

Viendo el fenómeno que sucede con nuestra juventud hoy, me atrevo hacer unas reflexiones con las cuales no necesariamente usted debe estar de acuerdo, solo le pido que se salga de la caja y lo mire desde la retrospectiva de lo que fuimos y lo que no somos hoy.

Dos partidos han pasado después de los gobiernos de Joaquin Balaguer, quien fue el presidente que enfrentó a una generación joven con inmensos deseos de cambio, representado por jóvenes menores de 30 años.

El antiguo Partido Revolucionario Dominicano (PRD) y el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) han sido esos dos partidos que han gobernado desde el 1996, durante 22 años, que es la edad en que cualquier joven de la época de Balaguer ya estaba en las calles activando política, universitaria y socialmente.

¿Es casual que los jóvenes de ahora no muestren interés ni compromiso político? No es casual, y obedece a que los dirigente de esos partidos políticos que gobernaron esas dos décadas recientes saben qué quienes han hecho los grandes cambios son los jóvenes, y esa lección ellos la aprendieron bien, pues ellos fueron esos jóvenes, por esa razón están matando a la juventud fomentando las drogas, el Dembow, las Chapiadoras,
Ellos les temen a que salga otro Amin Abel, otro Amaury German, El Moreno, Manolo Tavares, etc.

Por eso han degradado la educación a los niveles más vergonzosos de latinoamericana,
Por eso han incrementado y fomentado los Juegos de Azar y bancas de apuestas poniéndolas tan cerca de las escuelas como han querido.
Por eso han hecho que las drogas no sea de las élites, como era antes, la han bajado a los barrios más deprimidos económicamente, para que se envenenen, se les funda el cerebro y no tengan ninguna posibilidad de pensar y razonar viendo en su real dimensión a esos que han saqueado el erario público y construido una mafia corrupta y corruptora que abarca cada área o sector de la economía nacional.

Y ¿que han hecho con aquellos que deciden alejarse de las drogas, los juegos, o la prostitución e ir a la universidad, estudiar y graduarse?
han hecho que nuestros nuevos profesionales se rindan, se cansen, que terminen la carrera y no encuentren empleo, que jóvenes con maestría tengan que taxiar en UBER, que de los pocos que se atrevan a emprender quiebren sus ideas y proyectos a menos de un año. Para que se desilusionen y se vayan del país.
Pues aquí no quieren gente pensante
Somos el peligro que no quieren,
Somos la amenaza que no necesitan,
Somos un problema para ellos y por eso a los que nos dedicamos a informar nos van cerrando poco a poco los medios, no nos colocan publicidad, nos amenazan para que no sigamos jodiendo (pensando).

Es más grave de lo que ustedes piensan, pues pena de la vida, si usted se atreve a desafiar el pudor y la dignidad de esos honorables filibusteros de la política dominicana, recordándole que de mendigo a millonario solo en película se puede ver y que ellos son parte de una realidad asqueante y nauseabunda que han desafiado todas las leyes de la economía, pues fácilmente amanecen preso y mal preso si lo haces en cualquier play y eres un hijo de machepa.

Por eso es que un día cualquiera luego de la conquista de la revolución se podía ver a Ernesto Che Guevara fusilar en un paredón a ese tipo de lacra humana que durante años jugó con la dignidad del pueblo cubano.

Por eso es que el discurso de Ramfis Domínguez Trujillo, va tomando más adeptos, incluso en aquellos a los cuales hasta mal nos cae el Nietisimo, porque un día ha de llegar un Presidente que sea capaz sin contemplaciones ni miramientos de quitarle a esos hijos de Francis Drake lo que durante décadas le han robado al pueblo, para devolverle la dignidad a millones de dominicanos que se encuentran sumergidos en la pobreza y que han perdido la fe en que esto puede cambiar.

Yo he de ver ese día llegar, yo he de contribuir para que ese día llegue, pues hay algo peor que el miedo, hay algo peor que la pobreza, peor que el hambre, peor que la necesidad y ese algo se llama: Rendirse, no te rindas Dominicano, no te rindas Dominicana, que la noche de los cuchillos largos ha de llegar pronto para los que se han burlado de tus esperanzas y para lo que han querido quitarles a tus hijos y nietos hasta la posibilidad de llamarse Dominicano.

Mariano Abreu

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí